Así fue la castración de mi conejito austral

Así fue la castración de mi conejito austral

Whisky es un tierno conejito de Punta Arenas que hace algún tiempo se sometió a esta operación. Su mamineja, Laura, nos cuenta cómo vivió este proceso. Conoce su historia!

Mi conejito, llamado Whisky, tenía seis meses cuando comenzó con las conductas típicas de apareamiento: daba vueltas a mi alrededor y estaba muy inquieto. Lo llevé a la única veterinaria de exóticos en Punta Arenas y me dijo que podía castrarlo, y agendamos una próxima cita para unas semanas después.

Whisky en el sillón de su casa.

Como mamineja tenía mucho susto de que le sucediera algo, sobre todo porque es una operación y porque era muy pequeñito. La sola posibilidad que reaccionara mal a la anestesia me preocupaba. Afortunadamente, comencé a buscar información en internet y en el equipo de Bunny Lovers Chile y me convencí que la mejor opción es justamente castrarlos a edad temprana.

Whisky en su transportin.

Llegó el día de la operación y mi bunny se quedó un día hospitalizado. Al otro día cuando fuimos a recibirlo y estaba bien, como si nada hubiese pasado. Tardó unos pocos días en dejar atrás sus conductas de apareamiento y luego siguió siendo un conejito muy feliz.

Actualmente Whisky ya tiene un año y medio y salta y brinca normalmente. Es un conejito feliz y no ha tenido mayores problemas.

Whisky en su pieza.

Entiendo que da mucho susto someter a nuestros orejones a estas operaciones, pero hay que ser valientes y, orientados por un buen veterinario de exóticos, se puede realizar el procedimiento con normalidad. ¡Lo recomiendo 100%!

Por Laura Muñoz, mamineja de Whisky y periodista de Bunny Lovers.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *