Así como mantener la temperatura adecuada un conejo en verano es importante, también lo es en la época de invierno, ya que el frío también puede llegar a ser mortal para ellos, aunque los conejos tienden a soportar mucho mejor el frío que el calor. Mantenlo en un lugar donde esté alejado del frío y donde en caso de lluvia no pueda mojarse, debido al cambio de temperatura podría resfriarse y en caso de no ser atendido por un veterinario especialista en exóticos puede llegar a ser mortal.