Muchas veces al traer un conejo a casa, ya sea debido a la falta de información y/o preparación previa para el nuevo integrante de la familia, se cometen muchos errores, los cuales nombraremos a continuación para que a ti no te pase.

Hábitat:
– Mantener siempre en jaula a nuestro conejo es un error frecuente, ya que ellos no deben estar encerrados todo el día, sobre todo en espacios tan reducidos como lo es una jaula, sino que deben tener un espacio adecuado para realizar actividad física diaria recomendada, así como también tener y desarrollar la capacidad de “explorar”, recordemos que son animales muy curiosos.

– No realizar limpieza frecuentemente, este punto es muy importante ya que al realizar una limpieza diaria del espacio que ocupa nuestro Bunny, evitaremos malos olores y la llegada de insectos que pueden perjudicar la salud de nuestro conejo.

– Disponer los alimentos en la misma zona donde hay heces u orina, este es un error que generalmente se comete cuando habitan en una jaula, ya que al ser un espacio tan reducido no hay una separación adecuada del alimento y de las heces y orina, lo cual puede afectar la salud de nuestro conejo, ya que aumenta la posibilidad de comer un alimento infectado y los expone a un ambiente poco higiénico.

Imagen 2: “Mal ejemplo de hábitat” (pequeño sobrepoblado, alimento y heces en mismo espacio)

– No realizar un examen físico recurrente o evaluación de hábitos alimenticios con el fin de observar cambios, este acto de examen cotidiano permite estar atento a signos de alerta en cuanto a su salud, ya que muchas veces el avance de enfermedades y muertes en conejos, se produce debido a la falta de atención que tienen sus dueños. Recordemos que los conejos son animales que en la naturaleza al ser presas, no demuestran sus dolencias y/o síntomas, es por ello que se debe estar muy atento a cambios de conducta, falta de apetito, etc.

-Espacio reducido, esto no le permite realizar ejercicios o saltos, es primordial tener espacio suficiente para que nuestro conejo corra y salte, de lo contrario, sacar al patio o de paseo en horarios determinados, ya que es fundamental para su salud realizar actividad física diaria. Necesitan estar fuera de jaulas el mayor tiempo posible, siempre con resguardos por su seguridad.

-Exposición al aire libre, nuestro conejo no puede estar afuera expuesto al sol, frió y lluvia, ya que son sensibles a las altas y bajas temperaturas, además de tener especial cuidado con el posible contacto que puedan tener con otros animales desconocidos como perros, gatos, etc. que puedan dañarlos. Es por ello que se debe hacer desde un punto de vigilancia y en un ambiente adecuado.

bunny-errores-aire-libre

Alimentación:
-Exceso de zanahoria, debido a muchos mitos existentes y estereotipos, se vincula a los conejos con la zanahoria, sin embargo ésta solo puede ser dada en pequeñas cantidades desde los 3-4 meses aproximadamente y solo 1 o 2 veces por semana, debido a la alta cantidad de azúcar que posee y a que no corresponde a su comida principal, es considerada un snaks.
-Exceso de frutas, muchas veces al adoptar por primera vez a un conejo y no saber cuál es su alimentación principal y correcta, se les da un exceso de fruta, sin embargo esto es un grave error, ya que al ser alimentos azucarados deben otorgarse una vez a la semana en una pequeña cantidad y a partir de los 3-4 meses. De no ser así, puede acarrear enfermedades ya sean intestinales o de obesidad.

-Monotonía en los tipos de alimentos, es importante variar sus verduras o frutas, manteniendo su fibra constante. Siempre manteniendo heno a libre disposición, este puede ser complementado con flores secas variadas y/o hierbas apropiadas para ellos, esto les brindará nuevos sabores y texturas lo que hará su heno mucho más atractivo.

-Abuso de pellets, puede conllevar aumento de peso y poco desgaste dental, recordemos que este sólo debe representar un 5% de su alimentación.

-Cambios bruscos en los tipos de alimentos, se debe ir adaptando de a poco a nuevos alimentos. En  nuestra página web encontrarás la regla de los 3 días, en la cual te explicamos cómo introducir un nuevo alimento en la dieta de tu Bunny.

-Darle hojas, ramas, pasto y otros, recogidos de la calle. Esto se debe evitar, ya que podrían estar contaminadas con químicos y orina de otros animales, esto último puede ocasionar que dentro del organismo de nuestro Bunny se generen parásitos, los cuales afectan su salud.

Otros:

-Evadir la castración o esterilización, este es un aspecto muy importante que se debe tener en cuenta, ya que a pesar de su alto costo, tiene muchos beneficios para nuestro Bunny, en las hembras previene la aparición de tumores, embarazado psicológico, estrés  y en machos quita el estrés asociado a la etapa de celos, así como también alarga y aumenta la calidad de vida.

-Comprar o adoptar conejos solo para entretención de los niños de la casa. Esta acción debe ser tomada conscientemente tanto de las necesidades del niño/a como de nuestro conejo, ya que los conejos son animales que requieren de mucho cuidado, limpieza diaria, alimentación adecuada y un manejo físico que debe ser vigilado por un adulto para evitar dañar alguna parte de su cuerpo.

-Bañar a nuestro conejo. Ellos son capaces de limpiarse por sí solos, al igual que los gatos se acicalan diariamente, por esto no necesitan ser bañados. Si tu  Bunny está sucio, puede ser un signo de alerta de alguna enfermedad que le impida acicalarse, por lo tanto se recomienda llevarlo a un veterinario especialista en exóticos.

-No tener paciencia. Muchas personas creen que los conejos son seres adorables y cariñosos, sin embargo como muchos otros animales cada uno tiene una personalidad distinta, por lo tanto unos más que otros se demoran un tiempo en tener confianza con su dueño y en acercarse, es por esto que es vital respetar los hábitos emocionales de nuestro conejo, abrazarlo el tiempo que lo permita, acariciarlo de vez en cuando o cuando lo desee, sin apresurar los tiempos.

-Evitar llevarlo al veterinario exótico. Es un error fatal, ya que nuestro conejo debe tener controles cada 6 meses, para saber su estado de salud, prevenir o tratar alguna patología.