Mantener regulada la temperatura corporal de los conejos es de suma importancia para evitar alguna patología o golpes de calor que perjudican a nuestros peludos. Debemos recordar que la temperatura optima del ambiente se encuentra alrededor de los 21°.

Los conejos que viven en el interior de las casas son muy afortunados, puesto que no deben tolerar los excesos de frío o calor, pero aun así en caso de que la temperatura dentro de casa sea muy alta se pueden utilizar distintos métodos para mantenerlos frescos, por ejemplo dejarles botellas con agua congelada, enfriar cerámicas en el refrigerador, usar un ventilador para refrescar el aire, o bien el uso de aire acondicionado a temperatura regular, nunca les debe llegar el aire de forma directa.

Las jaulas de los conejos que viven en el exterior, deben tener una superficie robusta, y colocarse en un área protegida de la lluvia, el viento, la humedad, y, especialmente, del sol directo durante los meses de verano. Muchos conejos domésticos mueren simplemente porque no pueden tolerar el calor extremo.

Para ayudarles a aliviar el calor, las botellas con agua congelada serán tu gran aliado, ya que lo más probable es que se recuesten junto a ellas para bajar su temperatura.