Saltar, girar, tumbarse: Un signo de pura alegría y felicidad. Este “baile” incluye saltar y/o  girar en el aire, correr alrededor, etc. Cuando un conejo se deja caer de lado, como muerto, es un signo de confianza e indica que es feliz a tu lado, lo estás haciendo muy bien.

Golpes con sus patas traseras (zapatea): Es un indicador que el conejo está enojado o asustado, ya que percibe algún peligro alrededor.

Corre a tú alrededor en círculos: Indica comportamiento sexual y ocurre en la etapa de celo, independiente si es hembra o macho. Es normal, no te asustes si lo hace, pero si comienza a pensar en su castración y/o esterilización.

No toques mis cosas humano: A algunos conejos no les gusta cuando ordenas y limpias su espacio, ya sea jaula, corral o lugar habilitado para ellos. Cuando te ve hacerlo suelen gruñir, atacar e incluso morder como señal de molestia. Son animales de costumbres claras y aunque pases horas ordenando ellos van a reacomodar todo a su gusto.

Embarazo Psicológico: A pesar de no estar embarazadas, en ocasiones las hembras no esterilizadas pueden construir un nido arrancándose pelo de su pecho y estómago. Incluso pueden dejar de comer como suele ocurrir el día antes de dar a luz. Este comportamiento se acaba cuando son esterilizadas y dejan de estar sometidas al estrés del celo.

Se acerca lentamente hacia un objeto o lugar levantando y bajando la cabeza repetidamente: Esta acción la suelen hacer cuando se acercan a un lugar u objeto desconocido, por lo que sienten mucha curiosidad y para no levantar alarmas se acercan muy cautelosamente a la vez que van sintiendo el olor de desconocido.

Se para en dos patas y comienza a lamer su cuerpo: Los conejos no necesitan que le demos un baño, ya que ellos solos se acicalan diariamente, lamen su cuerpo, sus patitas y también su cara y orejas, este ritual lo repiten muchas veces en el día, ya que al igual que los gatos son muy limpios.